COMUNICADO DE PRENSA

QUINTO INFORME DE LA CIDH SOBRE LA SITUACIÓN DE LOS
DERECHOS HUMANOS EN LA REPÚBLICA DE GUATEMALA

Nº 08/01

1. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ("la Comisión" o "la CIDH") hizo público el día de hoy el Informe sobre la Situación de los Derechos Humanos en Guatemala. La Comisión es un órgano principal de la Organización de los Estados Americanos responsable de la protección y promoción de los derechos humanos en el hemisferio. Dicho órgano está compuesto por siete expertos independientes que actúan en representación de todos los Estados miembros de la OEA. Los miembros de la CIDH son: Decano Claudio Grossman, Presidente; Dr. Juan E. Méndez, Primer Vicepresidente; Lic. Marta Altolaguirre, Segunda Vicepresidenta; Dr. Hélio Bicudo, Prof. Robert K. Goldman, Dr. Peter Laurie y Dr. Julio Prado Vallejo. El Secretario Ejecutivo de la CIDH es el Embajador Jorge E. Taiana, y el Secretario Ejecutivo Adjunto es el Dr. David J. Padilla.

2. El informe fue elaborado utilizando la información y documentación recibida antes, durante y después de una visita in loco que realizó la CIDH a la República de Guatemala a invitación de su Gobierno. De acuerdo a lo previsto en el Reglamento de la Comisión, una versión preliminar del informe fue transmitida al Estado guatemalteco, que formuló comentarios y observaciones, y aportó información sobre ciertas cuestiones específicas. Tal información fue analizada e incorporada, en lo pertinente, al texto del informe, cuya versión final fue aprobada por la CIDH el 6 de abril de 2001.

3. La Comisión estudia en su informe diversos aspectos sobre la situación de los derechos humanos en Guatemala, incluyendo capítulos sobre la situación de los derechos humanos desde la firma del acuerdo de paz firme y duradera, los derechos económicos, sociales y culturales y la administración de justicia. También aborda la situación del derecho a la vida, el derecho a la integridad personal, el derecho a la libertad personal y la situación de las personas detenidas en el sistema penal guatemalteco. El informe contiene asimismo capítulos específicos sobre el derecho a la libertad de pensamiento y expresión, el derecho a la participación política y el proceso electoral, y sobre los derechos de los pueblos indígenas, los derechos del niño, los derechos de la mujer y los derechos humanos de la población desarraigada por el enfrentamiento armado que tuvo lugar en dicho país.

4. Este informe constituye el primer análisis profundo de la situación de los derechos humanos en Guatemala por parte de la CIDH desde la firma de la Paz Firme y Duradera en 1996. Es en el contexto de ese acto de inestimable importancia para la protección de los derechos humanos en Guatemala que la Comisión ha examinado los significativos avances alcanzados y los desafíos vitales que quedan por enfrentar en la implementación del temario nacional de la paz y la reconciliación y en la consolidación de una democracia participativa. Entre los avances importantes logrados por la acción enérgica tanto de las instituciones del Estado como de actores de la sociedad civil se cuentan la eliminación del patrón y la práctica de violaciones sistemáticas de los derechos humanos perpetradas por el Estado durante el conflicto, como parte de una política de Estado, la apertura de nuevos espacios vitales para la participación política, la incorporación de sectores de la sociedad civil anteriormente excluidos en el desarrollo e implementación de la política pública, la iniciación de un proceso de desmilitarización y la implementación de acciones decisivas para establecer la verdad sobre las violaciones fundamentales que fueron tanto causa como consecuencia del conflicto.

5. Entre los principales aspectos que afectan de manera general el disfrute de los derechos humanos en Guatemala, la Comisión resalta que la meta de crear una Guatemala en la cual toda la población pueda ejercer libre y plenamente sus derechos y libertades fundamentales no se alcanzará sino cuando se resuelvan ciertos desafíos pendientes, de crucial importancia. El informe se centra particularmente en el desafío primordial de crear un sistema judicial que ofrezca una protección efectiva de los derechos de la población, porque es necesariamente el sistema judicial el que sirve como primera línea de defensa de los derechos y libertades individuales. Aunque el Estado de Guatemala ha iniciado algunas acciones positivas encaminadas a fortalecer este sistema, continúa habiendo impunidad en casos de violaciones de los derechos humanos, tanto pasadas como presentes. Esta impunidad se opone a las obligaciones del Estado emanadas de la legislación interna y el derecho internacional, subvierte los más básicos principios que sustentan los acuerdos de paz y debilita el régimen de derecho. La incapacidad del sistema judicial de proporcionar protección de los derechos básicos y la falta de confianza pública en los mecanismos del Estado exacerban el potencial de conflicto social. Otra manifestación de las deficiencias de la administración de justicia es la falta de una respuesta adecuada frente a violaciones graves como, por ejemplo, los linchamientos, así como las amenazas y ataques contra víctimas, testigos, abogados y jueces como represalia por su búsqueda de justicia.

6. La Comisión espera que Estado adopte las medidas necesarias para seguir avanzando en la consolidación de la democracia y la plena vigencia de los derechos humanos en Guatemala, y para buscar soluciones a los serios problemas de derechos humanos que afectan a los habitantes del país. En particular, la Comisión urge al Estado para que aplique y desarrolle las recomendaciones contenidas en este informe. La Comisión Interamericana considera esencial que en el estudio de las soluciones a los problemas se tome muy en cuenta la opinión de las organizaciones no gubernamentales y de los demás integrantes de la sociedad civil. La Comisión Interamericana ofrece al Estado guatemalteco su colaboración en las actividades de promoción, protección y consulta necesarias para avanzar en la solución de los problemas en materia de derechos humanos.

7. Como se destaca en el informe en relación con la resolución de casos tramitados en el marco del sistema de peticiones, la Comisión valora los esfuerzos tanto del Gobierno del Presidente Alfonso Portillo como de los peticionarios a fin de aprovechar el procedimiento de solución amistosa previsto en la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Dicho Gobierno ha reconocido responsabilidad institucional por violaciones a los derechos humanos en varios casos y ha asumido el compromiso de iniciar soluciones amistosas para hacer justicia a través de la búsqueda de la verdad, sanción de los responsables e indemnización a las víctimas o sus familiares. Este enfoque positivo al sistema de casos representa un avance notable con respecto a la función del Estado en el sistema regional de derechos humanos, y la Comisión alienta su continuación.

8. Finalmente, la Comisión desea reiterar su agradecimiento al Estado guatemalteco y a las organizaciones de la sociedad civil por la colaboración prestada durante la visita in loco de la CIDH a Guatemala y por la colaboración e información suministrada para la elaboración del informe. El texto completo del informe está disponible en la página electrónica de la Comisión: www.cidh.oas.org.

Washington, D.C., 4 de mayo de 2001